Consejos exclusivos e informaciones para los expertos en deportes de raqueta

ES chevron bas

PARTNERSHIP 02.07.2018

De la tierra batida al césped, el arte de la transición

Después de las grandes carreras y de los resbalones en la tierra color ocre, los campeones del circuito deben cambiar rápidamente hacia el verde. Un cambio de superficie que supone obligatoriamente algunos reglajes en el material y en el enfoque del juego.

La temporada sobre hierba, prolongada una semana más desde hace un año, sigue siendo un momento especial del circuito mundial. Esencialmente permite reforzar la preparación para uno de los monumentos del tenis mundial: Wimbledon. Además, Wimbledon es el único torneo del Grand Slam que se juega dentro de un club privado. Esta particularidad hace, por ejemplo, que el encordador oficial no es un fabricante de equipos mundial. Sin embargo, es Babolat el proveedor oficial del evento, con una gama muy completa que va desde la raqueta al calzado, la equipación, la ropa y los accesorios. Benoit Paire jugará el torneo con las Propulse Fury Wimbledon, personalizadas para la ocasión con los colores del All England Club. Y el conjunto de los recogepelotas llevan zapatillas Babolat. Todas las zapatillas llevarán la famosa suela blanca de picos de 3 mm, especial para hierba.

Babolat, proveedor oficial de Wimbledon

Los picos que no deben sobrepasar 3 mm de diámetro. Al respeto, como en el llamado “dress code”, la dirección del torneo no admite ninguna excepción. El objetivo, por supuesto, es proteger las canchas de tenis para que aguanten bien durante toda la quincena y también garantizar una verdadera seguridad a los jugadores. Ya que, sin estos picos, no hay agarre en el suelo y, por lo tanto, el espectáculo no tendría la misma calidad. Porque, como sabemos, la hierba supone sobre todo que los puntos son más cortos que en la tierra batida o el cemento, con mayor uso del recorte, y también tácticas más directas, con subidas a la volea.

Las famosas zapatillas de picos de 3

También es porque Babolat es el proveedor oficial de Wimbledon que veremos al austríaco Dominic Thiem, reciente finalista en París, con una Pure Strike que cambiará el color naranja de su cosmética habitual por el verde londinense. Además, su entrenador, Gunter Bresnik, nos desvela un pequeño secreto sobre su jugador, cuando juega en hierba: “”El rebote es más bajo en las canchas de césped, los puntos también son más cortos. Para lograr ser más eficiente con este tipo de juego, es bastante lógico aligerar un poco la raqueta y adaptar la tensión del cordaje. Estas adaptaciones deben ser hechas todos los días, ya que las condiciones cambian muy rápidamente en las canchas de hierba””. Un análisis que completa Lucien Noguès, encordador de Competiciones en Babolat: “Por supuesto, puede haber modificaciones, pero dependen en definitiva más del tiempo que hace que de la superficie propiamente dicha. La hierba solamente provoca un rebote más bajo, así como la tasa de humedad y la temperatura. Si ha llovido, sabemos que el rebote subirá menos debido a la menor temperatura del aire y la pelota estará más pesada. Los jugadores pueden bajar la tensión para acentuar más el efecto trampolín y, por lo tanto, tendrán más velocidad”. Esta técnica funciona también para utilizar mejor el recorte y, paradójicamente, los jugadores no cambian el calibre, mientras que ésta podría ser una solución: “Es muy raro que un jugador modifique el diámetro de su cuerda para pasar a la hierba. Sin embargo, ocurre con frecuencia que los expertos del lift que utilizan toda la temporada un cordaje 100% poliéster, pasen al híbrido”, nos indica Lucien Noguès.

¡Wimbledon y Babolat es una verdadera historia de amor ya que la marca francesa ha ganado más de 100 títulos en simples en la hierba londinense!

Más articulos