“Without passion you can’t be competitive” – Hugo Sconochini

4 minutos de lectura
Publicado el 5/14/22

La historia de Hugo Sconochini no es solo extraordinaria, sino única: a menos que haya alguien al día de hoy que se dedique apasionadamente a la enseñanza del pádel tras ser el capitán de un equipo de baloncesto que ganó el oro en unos Juegos Olímpicos. 

Hugo Sconochini, argentino de 51 años, pasó la mayor parte de su carrera como baloncestista en Italia: incluso habla español con acento "Azzurro". Vive en Milán y declara que siente "la misma pasión por el pádel" hoy que la que sentía por el baloncesto, en una carrera que llegó a lo más alto en los juegos de Atenas 2004, cuando Argentina venció al "Dream Team" de Estados Unidos en semifinales y a Italia en la final.

Ganador del campeonato mundial de clubes con Panathinaikos y campeón de la Euroliga con Virtus Bologna, la carrera de Hugo estuvo repleta de triunfos y, de hecho, ahora podría vivir de sus antiguos éxitos.   Pero esto es imposible para alguien que vive el deporte como una pasión.

"Sin pasión no puedes avanzar, no puedes ser competitivo", explica el argentino. "Nunca pensé que llegaría tan alto en baloncesto. Pera ahora no lo echo nada de menos, nada en absoluto. Es como un amor que terminó.

"Mi relación con el pádel surgió a partir de una equivocación, como es habitual. Conocí a Gustavo Spector, un compatriota argentino, que me propuso que enseñara a los niños de su escuela preparación física para el deporte. Y empecé a hacerlo."

"Me convenció de que no podía quedarme sin hacer nada"

 

Entonces ocurrió algo inesperado: "Un chico falleció realizando un entrenamiento físico en otro club cercano. Yo no conocía ni al chico ni a su entrenador, pero me impresionó tanto y me sentí tan mal por el entrenador que tuvo que enfrentarse a la muerte de uno de sus alumnos que dejé de entrenar a chavales para su preparación física. Supongo que tenía miedo de que me ocurriese a mí.

"Fue Gustavo quien me convenció de que no podía dejarlo así, que quedarse sin hacer nada no era una opción. Se ofreció a enseñarme a jugar al pádel, un deporte al que no había jugado en mi vida. 'Ya verás como aprendes a jugar", y tenía razón: así empecé como entrenador de pádel. Todo lo que soy hoy se lo debo a Gustavo. Descubrió una faceta mía que yo mismo desconocía, la de enseñar. En la actualidad soy profesor de pádel y me encanta. Me gustaría jugar a otro nivel, pero tengo 51 años."

Al igual que Gustavo Spector, Hugo es miembro de la gran familia de Babolat y elogia particularmente las raquetas de pádel Babolat - "sus raquetas son supertecnológicas y están a la vanguardia del sector", explica.

¿Y qué pasa con el deseo de competir del antiguo deportista de élite?  ¿Cómo lo controla? "Compito en algunos torneos si tengo tiempo. Y me gustaría competir en algunos torneos importantes, pero no tengo ni el nivel técnico ni físico para enfrentarme en la pista a los jugadores actuales", admite.
 

Más que un simple entrenador

 

Así pues, la competitividad de Hugo se canaliza principalmente hacia la enseñanza. Y como profesor de pádel desea seguir la senda de los mejores entrenadores con los que él mismo entrenó en su etapa como jugador de baloncesto. "Entrenadores que me dieron mucho, que no solo me enseñaron a jugar, sino también a entender la vida. Profesionales que eran algo más que meros entrenadores de baloncesto."

Definitivamente a Hugo Sconochini le encanta el pádel. "Me encanta cómo intervienen el cristal y las paredes, así como la complicidad y el entendimiento que deben existir con tu pareja para cubrir una pista de cien metros cuadrados. Es un juego extremadamente táctico, fácil de jugar y difícil de entender. Me encanta porque es inmediato, se crean grupos y la gente lo juega para divertirse."

Hugo tiene dos hijos: Matilda, de 20 años, y Oliver, de 18. Oliver juega al baloncesto pero su padre prefiere no ir a verlo para que solo centre su atención en el juego. "Cuando voy, está más atento a mí que a su juego. A Oliver le encanta el baloncesto, puede que más que a mí cuando tenía su edad."