Rafa 20th

Rafa Nadal y Babolat: un increíble viaje de 20 años

 

El domingo, mientras Rafael Nadal yacía en la tierra batida del estadio Philippe Chatrier después de vencer a Novak Djokovic, podría haber estado pensando en su última proeza histórica: una historia llena de victorias, en la cual celebra su 20.° aniversario junto a Babolat.

La victoria de Nadal el domingo le valió su 20.° Grand Slam, que obtuvo con su 100.a victoria en Roland Garros, consagrando un período de 15 años entre el primero y el (por el momento) último de sus títulos de Grand Slam. Después del primero de ellos, una victoria en cuatro sets sobre Mariano Puerta en la cual ganó en 2005 el primero de sus 13 Roland Garros, Nadal se puso en contacto con el personal de Babolat, para agradecerle por haberle proporcionado la principal herramienta de su notable triunfo.

No es de extrañar que el simpático mallorquín diga que: "por grande que sea tu dedicación, las victorias nunca se obtienen solo". El arma más importante de un tenista es la raqueta, y Nadal ha estado acompañado en su viaje por su Aero amarilla. Pero la historia común con Babolat había comenzado mucho antes de aquel memorable día de junio de 2005.

El joven Rafa tenía ocho años en 1994, cuando Babolat lanzó su primera raqueta, la Pure Drive. Un año después, el joven era tan prometedor que su entrenador, su tío Toni Nadal, buscó un arma mejor para su sobrino zurdo. Debido a que Babolat había elegido España como su primer mercado en el extranjero tras lanzar la Pure Drive en Francia, la raqueta era uno de los modelos promocionados. El hecho de que la utilizara Carlos Moyá la hizo más atractiva para este joven amante del deporte: en ese momento, Moyá no era solo un jugador español en ascenso sino que, al igual que Nadal, también era nativo de Mallorca. Nadal probó la versión más liviana de la Pure Drive, la Soft Drive, y le gustó. Así comenzó su viaje con Babolat.

Al crecer, Nadal pasó a la Pure Drive, pero en 2004 volvió a cambiar de raqueta.

En 2003, convencido de que Nadal sería un jugador sobresaliente que utilizaría en sus potentes golpes de efecto para dominar a sus oponentes, Babolat lanzó la primera de sus raquetas de la serie "Aero". Fue diseñada específicamente para realizar golpes de efecto. Provista de una sección aerodinámica que aumentaba la velocidad de la cabeza de la raqueta (lo cual proporcionaba a la pelota más rotaciones por minuto), resultó perfecta para el intenso juego de golpes de efecto con el cual Nadal estaba a punto de conquistar el mundo del tenis. El CEO de Babolat, Eric Babolat, dice: "Era muy importante para nosotros acompañar a Rafa y a la evolución del juego, por ello decidimos construir una nueva raqueta completamente centrada en la potencia y en los golpes de efecto". Nadal la adoptó en 2004, año en el que jugó un papel crucial en el equipo español ganador de la Copa Davis.

La nueva Aero lo acompañó en sus seis primeros títulos importantes: cuatro en Francia, un Wimbledon y un Open de Australia, además de la medalla de oro olímpica de 2008. Para entonces ya tenía el color amarillo distintivo que conocemos hoy. A finales de 2009 empezó a utilizar el RPM Blast, un cordaje con estructura octogonal con silicona para favorecer el retroceso de las cuerdas, facilitando así los golpes de efecto. En septiembre de 2010 ganó el US Open, y volvió a la cima del ranking mundial.

Desde ello, además de las evoluciones tecnológicas del Aero, hubo dos cambios importantes en la personalización de la raqueta de Nadal durante su carrera – por lo menos importantes para los estándares de un perfeccionista que presta atención a los menores detalles.

En 2011, después de seis años de progreso ininterrumpido, Nadal se enfrentó a un nuevo desafío. Con Roger Federer, Novak Djokovic y Andy Murray en perfecta forma, Nadal necesitaba encontrar algo nuevo, especialmente para contrarrestar el juego de Djokovic, el hombre que había ocupado su lugar como número uno del mundo. Se dio cuenta de que necesitaba jugar más cerca de la línea de fondo, y que para eso requería que su raqueta tuviese más potencia. Así que el equipo de customización de Babolat trabajo para añadir una cinta en la parte superior de su marco, para aumentar su poderoso "efecto martillo". Eso agregó tres gramos al peso inicial, lo cual constituye un gran aumento, en términos relativos.

El resultado fue espectacular. Nadal venció a Djokovic en Roland Garros en 2012 y 2013, y especialmente en la final del US Open de 2013, un partido agotador que incluyó un rally de 54 golpes en el segundo set. En octubre de 2013 volvió a estar en lo más alto del ranking mundial.

Luego, después de otra temporada difícil en 2016, pidió dos gramos adicionales, también en la parte superior del marco. "Además de estas cintas en la parte superior del marco, casi no hay una personalización específica de su raqueta", dice Guillaume Cambon, uno de los técnicos de Babolat que trabaja en el marco de Nadal. El resultado fue un décimo título de Roland Garros, la "Décima", seguido por el título del US Open ese mismo año.

A estas alturas, la raqueta utilizada por Nadal se veía ligeramente diferente a la Pure Aero en venta en las tiendas de deportes, pero era esencialmente la misma. Babolat trabajo con Rafa sobre un diseño especial, agregando algunos toques de colores cálidos y vibrantes que eran importantes para él: rojo por la bandera española, junto con el amarillo básico de la Aero, naranja para evocar la tierra batida, y púrpura, pues este color representa para él la honestidad y la integridad. Esto significa que la raqueta con la que juega es claramente suya, pero muchos otros jugadores se benefician de la misma tecnología e innovaciones.

Ahora Nadal ha igualado el récord de Roger Federer de 20 títulos de Grand Slam, y bien podría superarlo en 2021. A pesar del éxito, ha seguido siendo un hombre muy humilde: nunca subestimó a sus oponentes, nunca dio nada por sentado, nunca creyó que sus victorias se debían únicamente a sus esfuerzos y nunca rompió una raqueta con ira. Babolat se enorgullece de haber y de seguir acompañando a este extraordinario ser humano en su increíble viaje.