Consejos exclusivos e informaciones para los expertos en deportes de raqueta

ES chevron bas

PARTNERSHIP 08.06.2018

En el servicio del Encordado Oficial la tensión está al maximo

Desde hace ocho años, Babolat se encarga del servicio del Encordado de Roland-Garros. Durante tres semanas, más de 17 encordadores preparan las raquetas de los jugadores en una actividad continua y, a veces, bajo una presión intensa. Explicaciones.

Asistimos a un verdadero ballet en el servicio del Encorados Oficial, asegurado por la marca francesa, dentro del RG Tennis Club. Es como una colmena, cada cual se concentra en su misión con una precisión quirúrgica, donde nada se deja de lado. En la entrada, en la recepción, se trata de recolectar las buenas informaciones transmitidas por el jugador o, con mucha frecuencia, el entrenador o un allegado del jugador: “Para Rafael Nadal suele acercarse Carlos Moya. De hecho, depende de los casos. Aún así, este primer contacto es capital. Se trata de recoger las informaciones corectas sobre la tensión y el cordaje”, explica el responsable del Encordado, Eric Ferrazzi. Para mejorar la eficacia, todo está en ele sistema.

Ya estamos lejos de la libreta de notas y del lápiz de los años 80. Cuando tenemos la raqueta, el ballet puede empezar. En Roland-Garros, hay una etapa indispensable previa al encordado, cuando el profesional cambia su pinza por el bote de aire comprimido: “Un grano de tierra batida mal colocado y la cuerda se nos rompe mientras la encordamos; por lo tanto, siempre tenemos que limpiar la raqueta. Soplamos aire en los grommets. Enjugamos. La mimamos mucho, por así decirlo”. Luego llega el momento en el que los dedos mágicos de los encordadores profesionales intervienen en un movimiento continuo.

En Roland-Garros es esencial limpiar las raquetas antes del montaje. Un grano de tierra batida mal colocado y se produce la rotura durante el encordado.

Estos expertos de la cuerda son, sobre todo, verdaderos apasionados, listos a quedarse hasta entrada la noche para responder a las demandas de los campeones: “”Algunos jugadores quieren que su raqueta sea siempre encordada por la misma persona. Para Rafael Nadal, este año, es Josh Newton, un norteamericano. Finalmente, cada uno sabe que una tensión no respetada puede cambiar el curso de un partido. Nuestra finalidad es ser lo más precisos posible. Cuando tenemos una demanda clásica y, según el flujo global de las solicitudes, el tiempo de encordado supone unos 20 a 25 minutos. La idea no es hacerlo deprisa cuando no hay urgencia””, comenta Eric Ferrazzi. Sin embargo, esta tranquilidad relativa cambia mucho cuando un jugador hace una solicitud “”en la cancha””. “”Es verdaderamente el momento en que más tensión tenemos. Cada segundo cuenta. El objetivo es lograr encordar una raqueta en 10/12 minutos””. Alrededor de veinte minutos si añadimos también la carrera alocada desde la cancha hasta el centro de encordado y la vuelta hacia la cancha: “”Sí, hay que tener también muy buenas piernas””, explica con un poco de humor Eric Ferrazzi.

La impresión global que se desprende cuando observamos esta colmena es la de seriedad y también la de placer: “”Mi equipo está formado por verdaderos apasionados expertos, algunos con 21 años de experiencia en Roland-Garros. Aunque trabajamos, y mucho, logramos seguir, a nuestra manera, el torneo””. El año pasado fueron más de 5000 raquetas las que pasaron por las manos de su equipo, con un total de 58 km de cuerda y una tensión media de 23,5 kg.

Un servicio de personalización esta abierto a todos los jugadores del torneo.

Y para dar aún un mejor servicio a los jugadores, la marca francesa ha decidido innovar y propone su servicio de personalización de las raquetas al conjunto de los jugadores del torneo. Hay dos personas en el equipo para preparar las raquetas, hacerlas idénticas en términos de peso y de equilibrio: “”Nuestro servicio de personalización trabaja todo el año para nuestros jugadores bajo contrato y nos ha parecido lógico proponer este servicio a todos los jugadores del torneo””. Algo lógico y apreciado.

El servicio Raquetas y Cordaje, abierto pronto por la mañana, cerrado tarde por la noche, vive al ritmo de los momentos candentes de su actividad. Y aunque haya diez nacionalidades que forman el equipo, todos hablan el mismo idioma: el de la cuerda, los nudos, le famoso Pochoir para realizar los logotipos de las marcas: “”Desde el principio de nuestra colaboración con Roland-Garros, nuestro reto es sencillo: ofrecer a los jugadores un servicio del Encordado que sea la referencia de todos los servicios del Grand Slam””.

Más articulos